Trail running. 5 cosas que debes saber

El trail running es una modalidad del running que se desarrolla en el medio natural. Lo que cambia es el terreno en el que corremos y el clima. El running normal se practica en asfalto o en pista, siempre en terrenos más urbanos, más rápidos, con menos elevaciones y con un terreno más plano. Por eso, si estás pensando en comenzar a practicar trail running, estás son cinco cosas que debes saber.

1.- El terreno lo cambia todo

Evidentemente no es lo mismo correr en una pista o en asfalto que en una montaña. El trail running se desarrolla en entornos naturales y, por tanto, el terreno en el que pisamos es tierra con piedras y con muchos más escollos. La elevación en la montaña suele ser mucho más pronunciada. Por lo que se necesitará mucha más fuerza en las piernas, ya que soportarán un mayor esfuerzo que al correr por un terreno más llano y transitable.

Si el terreno es la principal diferencia con el running convencional, el clima es otro factor muy importante. En la ciudad o incluso en el pueblo cuando corremos por pistas, por carreteras o por caminos suaves, la presión atmosférica es a la que estamos acostumbrados, no varía. Sin embargo, cuando corremos en una montaña, la humedad será mayor y la presión atmosférica también. Esto se traduce en una mayor sensación de agotamiento. Hay menos oxigeno disponible y nos costará más respirar.

Por tanto, ya tenemos sobre la mesa dos grandes diferencias a considerar antes de practicar trail running. Por un lado, tenemos un terreno más difícil, que requerirá de una mayor preparación física y, por otro lado, un clima adverso que nos hará sentir más fatigados.

2.- Calzado y ropa, dos elementos fundamentales

Como ya hemos visto el terreno y el clima son diferentes y, por tanto, tanto el calzado como la ropa también deben serlo. Cuando corremos en pista las zapatillas que llevamos tienen una suela lisa, preparada para correr rápido en carretera, en pista o en la cinta del gimnasio. Pero estas zapatillas no podremos usarlas en la montaña. Para practicar esta modalidad, necesitaremos unas zapatillas de trail running especiales, con suelas especialmente preparadas para adherirse a ese tipo de terrenos. Puedes consultar nuestra guía sobre las mejores zapatillas de trail running.

La ropa es otro factor importante. La humedad es mayor y la temperatura es menor. Por tanto, necesitaremos una vestimenta cómoda pero más abrigada e impermeable. La propia humedad y condensación de las montañas hace que el ambiente sea mucho más frío. Por ello, necesitaremos abrigarnos y también combatir la humedad con la ropa adecuada. Estos dos elementos son muy importantes para que estemos más cómodos en nuestras salidas.

3.- Empezar con el senderismo

Si nunca antes hemos probado a practicar trail running, lo más recomendable es empezar con el senderismo. Aunque en la ciudad seamos capaces de aguantar varios kilómetros y cada vez corramos más rápido y mejor. El terreno y el clima no son lo mismo. Por tanto, aunque sea solo en un par de ocasiones, antes de empezar con el trail running, lo mejor es hacer alguna ruta de senderismo para conocer el terreno y el clima mejor. Para ello, te recomendamos consultar las 5 mejores rutas de senderismo en Madrid.

4.- Entrenar con expertos

Si ya hemos ido a la montaña, nos hemos comprado las zapatillas, la ropa, conocemos bien el terreno es el momento de practicar trail running. Para ello, la mejor opción es salir a la montaña con un grupo de personas que ya hayan practicado trail running. No hace falta que sean grandes maestros de esta modalidad. Pero nos ayudará salir con alguien que lleve algún tiempo corriendo por la montaña. Así, aprenderemos más rápido y nuestros primeros entrenamientos serán mucho más adecuados que si decidimos probar por nuestra cuenta.

5.- Olvídate de competir y de los tiempos

Este es el último punto. Ya hemos entrenado en montaña, conocemos el terreno. Entonces pretendemos que, al igual que hacemos en la ciudad, mejorar los tiempos. Un kilómetro en la montaña se tarda en completar el doble o el triple que en la ciudad. Por eso, no te dejes guiar por los tiempos. En este momento, debemos correr por sensaciones. Sentirnos cada vez más habituados al entorno y correr según vaya respondiendo nuestro cuerpo.

Después de algún tiempo así, sí que es la hora de mejorar nuestros propios registros. Tanto en rapidez como en duración. Pero antes de plantearnos metas como hacer 10 kilómetros en menos de una hora. Debemos haber pasado un proceso de familiarización indispensable para practicar trail running de una manera adecuada.

Artículo escrito por Diario de una Maratón

Si has seguido todos estos pasos y ahora quieres atreverte con tu primera carrera de trail running hazte con nuestra RunnerBox ” Conquista la montaña” tienes más de 650 carreras de montaña hasta 30 kilómetros para poner a prueba todos tus entrenamientos. ¡A por ellas Finisher! 

Share this post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *